La industria del tabaco en Cienfuegos enfrenta uno de los años más difíciles de su historia. Durante los primeros tres meses de 2021, se dejaron de producir alrededor de 84 mil tabacos para el consumo nacional y 329 mil para el mercado externo. En valores, la afectación superó los 12 millones de pesos.

De enero a la fecha, la Covid-19 causó la paralización de galeras e incluso fábricas completas en la provincia.

“Hemos tenido interrupciones de las fábricas, pero no se ha reportado un evento de contagio. Para lograr el distanciamiento entre nuestros trabajadores detuvimos los cursos de torcedores. De este modo, la enfermedad también afectó la incorporación de fuerza de trabajo, que es el principal recurso para el desarrollo”, aseguró Tania Evarinia Perera Cibeles, directora adjunta de la Empresa de Beneficio y Acopio.

La Fábrica de Tabaco para la Exportación de la ciudad de Cienfuegos, descubre la estrategia para distanciar a unos de otros. Entre dos trabajadores, siempre un puesto vacío. La fórmula se repite en esta y en todas las salas. “Así garantizamos más de un metro y medio de separación entre un trabajador y el siguiente”, afirma Perera Cibeles.

Sin embargo, la reducción de los torcedores activos constituye solo una parte del problema. La propagación mundial del SARS-CoV-2 regula, actualmente las relaciones de Cuba con proveedores internacionales y limita la importación de insumos necesarios en la rama tabacalera.

“En algunos surtidos nos han faltado las vistas de cubiertas, con las cuales se visten las cajas de tabaco de cara a la exportación; también, algunos envases: determinados tipos de cajones especiales y los tubos de aluminio, que deben entrar al país en el segundo semestre de 2021”, precisa Ilda Ester Sánchez Ruiz, directora de Industria.

Como contrapeso, los beneficios del reordenamiento económico en estos colectivos obreros parecen inclinar la balanza a favor de la continuidad productiva y de la recuperación.

“Lo primero que hicimos fue aplicar la escala salarial e inmediatamente después, se dio respuesta a una de las primeras inquietudes de los torcedores A y B, que no entendían por qué estaban en el grupo-escala donde se les había ubicado. Se valoró con los especialistas del Ministerio de Trabajo y se les aplicaron nuevos grupos- escalas, con lo cual aumentaron de alrededor de dos mil 600 a más de tres mil 200 pesos y se pagó la diferencia con carácter retroactivo”, dice Bárbara Navarro Santa Cruz, directora de capital humano.

La aplicación de la política estimula la productividad a partir de sistemas de pago beneficiosos. “Si un torcedor tenía que hacer 5 mil tabacos e hizo 8 mil, se le pagan los 8 mil a algo más de un peso MN, pero la diferencia entre el plan, 5 mil, y el real, 8 mil, se le aplica la tasa incrementada. No hay límite. Hay torcedores que están ganando alrededor de 5 mil pesos”, explica Navarro Santa Cruz.

En la fábrica del municipio de Cienfuegos, “ya se recuperaron las ventas al consumo nacional y esperamos revertir todo el atraso para finales de mayo”, alega el especialista principal de contabilidad, Armando Rubén Delgado Ramírez.

Para cumplir el propósito, en la unidad se establecieron jornadas extendidas. “Abrimos la fábrica a las seis de la mañana todos los días, incluso los sábados, y hacemos hasta dos horas extras”, asevera el director Francisco Suárez Isidrón.

En este territorio, la industria tabacalera produce algunas de las marcas cubanas más reconocidas a nivel mundial como Romeo y Julieta, Partagás, Cohíba, H.Upmann, Quintero y, también de las más cotizadas internacionalmente, como la “San Cristóbal de La Habana”.

Al cierre de 2021, se espera que la producción total supere los 4 millones de unidades para satisfacción de consumidores nacionales y foráneos y, sobre todo, para bien de la economía en la Isla.

Covid-19 y Reordenamiento Económico: Contrapesos de la balanza en la industria del tabaco en Cienfuegos
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here