El último año en que estudiantes y profesores se alejaron de las aulas por un tiempo tan prolongado murió con la Segunda Guerra Mundial. Es la década del 40 del siglo pasado el referente histórico que antecede al actual panorama de la educación en el orbe. Hoy, según datos de la Unesco, el cierre temporal de las escuelas en América Latina afecta a 160 millones de alumnos, quienes han trasladado sus medios escolares al entorno familiar. 

La pandemia de la Covid-19 confina el proceso docente e impulsa como alternativa la modalidad a distancia, donde la visualización de actividades televisivas y el uso de plataformas en línea resultan herramientas esenciales para el aprendizaje, como la pizarra y los lápices en la enseñanza tradicional.

Aun cuando desde hace años se había incorporado a las escuelas el empleo de las nuevas tecnologías, el sistema escolar mundial no estaba instruido para pasar aceleradamente del universo presencial al virtual, mucho menos, en naciones donde el subdesarrollo carcome los escenarios rurales y periferias citadinas.

“En muchos países los alumnos que asisten a las escuelas públicas no disponen de los recursos necesarios para acceder rápidamente a las tecnologías de las comunicaciones (…) Incluso, para aquellos que disponen de esos recursos, también les ha resultado difícil adaptarse a la nueva realidad digital. No es muy confortable soportar 40 o 50 minutos de clase remota a través de la pantalla de un celular… y peor aún, sin la posibilidad del contacto directo con el profesor y los colegas”, reconoce Frei Betto, destacado teólogo, en el artículo Educación y Pandemia publicado en el sitio Cubadebate.

enseñanza en casa

Gestionar el proceso de enseñanza-aprendizaje desde el hogar lleva implícito un cambio sustancial de rutinas y pone sobre la mesa una variedad de  ventajas y desventajas; una vida escolar que rueda bajo nuevos códigos a los cuales nadie pensaba llegar fuera de la ficción.

EDUCAR DETRÁS DE LA PANTALLA

La escuela no es una sucesión de días lectivos. “Casi siempre le pregunto a mi mamá cuándo volveré al aula. Extraño los dibujos que Ana me hace al final de la libreta de Matemáticas, compartir la merienda, estudiar y reír con la maestra Sonia”, dice Adrián López Batista, alumno de quinto grado.

En Cuba han cerrado cientos de escuelas como medida preventiva ante el aumento sistemático de positivos a la Covid-19; generalmente sucede en municipios con transmisión autóctona limitada. Ello no significa una pausa del curso escolar 2020-2021, sino la transición a otra variante de estudio.

¿Cuán eficiente ha sido ese proceso? ¿Fuera de la escuela se aprende?  

Cienfuegos inició el 2 de noviembre pasado el presente periodo lectivo, el cual combina a su interior distintas modalidades de estudios, según las condiciones sanitarias de cada territorio.

“Actualmente hay 105 centros educativos cerrados, quiere decir que 30 mil 700 estudiantes, de los más de 60 mil de matrícula general en el sector educacional, están aislados en casa y estudian a distancia (…) Se han multiplicado las iniciativas para llegar a los educandos de una forma u otra. L a familia debe confiar en que no se harán evaluaciones sin antes sistematizar los contenidos de manera presencial”, explicó  Leonel Meneses Gómez, director provincial de Educación en Cienfuegos.

“Yo le busqué a mis hijos profesores particulares que van a la casa y me cobran 20 pesos por cada encuentro, tres veces por semana. Ellos tenían un buen ritmo de aprendizaje y no lo pueden perder (…) De cierta forma arriesgo su salud, pero lo prefiero”, asegura Carmen Elena Díaz Fonseca, vecina del Centro Histórico Urbano.

Las clases, antes centradas en la oralidad del profesor, ahora cuentan con una gran variedad de recursos pedagógicos: videoclases, infografías, diapositivas, animaciones, juegos educativos y viajes virtuales; todo ello se ha ajustado a través del tiempo.

Hoy 7 mil 137 trabajadores del sector ajustan sus dinámicas laborales al teletrabajo, para lo cual se auxilian del uso de las redes sociales, donde cuelgan actividades docentes y esclarecen dudas a sus alumnos. No todos tienen las condiciones tecnológicas para asumirlo, tampoco los educandos para recibirlas.

profesores ucf preparación metodológica

Profesores de la UCf en su preparación metodológica

Según la teniente coronel Marilyn Cuellar, jefa del Órgano de Menores de la provincia, en Cienfuegos se hizo un análisis multisectorial de los alumnos que no tenían medios en los hogares para visualizar las actividades televisivas; quienes clasificaron como tal, tienen creadas las condiciones en las escuelas para ello y no existen incidencias al respecto.

El sistema educacional no puede transferir al alumno la responsabilidad de tener una computadora y acceso a Internet. Por eso existen varias vías para encontrar la información, desde la entrega de hojas de ejercicios en las instituciones, hasta las prestaciones gratuitas en los Joven Club de Computación; esta última ha sido decisiva para la zona rural.

“Sí, se hace trabajo a distancia, pero depende mucho de la iniciativa de cada profesor (…) Debería ser organizado a nivel de escuela y que todos los profesores tuvieran las mismas posibilidades, y me refiero a ciertas condiciones técnicas de la que muchos no disponen (…) Lo ideal sería que los educadores vieran las teleclases. De esa visualización orientan ejercicios a los alumnos y luego interactuamos como grupo”, dijo Jorge Toledo, profesor de Matemáticas del IPVCE Carlos Roloff.

El aprendizaje práctico resulta muy útil para los estudiantes, de esta manera pueden poner a prueba sus habilidades y, además, perfeccionar los conocimientos. El cambio de los estudios al hogar, muchas veces limita esas experiencias y los encadena a instrucciones más teóricas.

Una de las enseñanzas que necesita del uso de laboratorios y aulas anexas para el desarrollo de habilidades en sus alumnos es la técnico-profesional; una multitud de alternativas hoy se gestan a su interior, entre ellas, sistemas de rotación por las empresas.

Guste o no, la pandemia nos pone en el camino una nueva modalidad que puede producir efectos positivos como el protagonismo de los alumnos en su propio proceso de aprendizaje y un mayor uso de los medios audiovisuales por parte del profesorado.

UNIVERSIDAD EN TIEMPOS DE PANDEMIA

La Universidad de Cienfuegos “Carlos Rafael Rodríguez” (UCf) inició en febrero pasado el actual periodo académico bajo la modalidad a distancia. Desde entonces las buenas prácticas internacionales del uso de la tecnología en beneficio de la educación no han cesado de gestionarse.

moodle ucf

En la actualidad 6 mil 800 estudiantes tienen acceso a sitios de esa institución educativa libre de costo desde plataformas fijas de Etecsa: Nauta hogar y redes Wifi.  También en la red móvil está gratis la plataforma virtual de aprendizaje (Moodle) para la formación de pregrado (https://clasesvirtuales.ucf.edu.cu); ello facilita la interacción entre alumnos y educadores.

“Los programas de informática de la enseñanza media-superior no preparan a los educandos para el uso de las plataformas online disponibles en las Universidades cubanas, eso debe resolverse a través del tiempo (…) Importante fue entregar en cada municipio una carpeta con las especificidades de las asignaturas”, dijo José Chang Ramírez, profesor de Filosofía de la UCf.

Para un mayor alcance están disponibles en tres plataformas los contenidos de las disciplinas y materias: Joven Club de Computación, la Nube universitaria y la plataforma de tele formación Clases virtuales (clasesvirtuales.ucf.edu.cu); esta última, la más empleada por el 93 por ciento de los alumnos.

Al decir del Dr. C. Raidel Avello Martínez, profesor del departamento de Tecnología Educativa, la interacción entre alumnos y profesores tiene una tendencia al uso de redes sociales, fundamentalmente WhatsApp, con un 89 por ciento.

Los estudiantes universitarios dejan de ser objetivos de las lecciones del profesor y pasan a ser sujetos de la actividad docente, responsables de organizar su agenda de estudio, en lo cual incide mucho las condiciones de su medio familiar.

Antes de la pandemia la mayoría de las materias no estaban preparadas para  cumplir con la modalidad a distancia y hubo que repensarlas, desde los sistemas de evaluación y conferencias hasta los modos de interacción y el desarrollo de proyectos científicos. “(…) Ahora el trabajo metodológico tiene que dirigirse necesariamente a la superación de los docentes en esta nueva manera de enseñar”, agregó el Dr.C. Eduardo René Concepción Morales, jefe departamento de Informática en la UCf.

Una realidad asoma a ratos y de ella habrá que agarrarse: la educación no depende de las tecnologías en sí mismas, sino de los proyectos sociales y pedagógicos en los cuales ella construye, crea, motiva…, y sobre esas ruedas debe andar el futuro cubano.

La carencia de los recursos tecnológicos para el desarrollo del curso a distancia late en cada uno de los sistemas educativos del país, sin embargo, en el intento de no poner pausa total al aprendizaje habita una luz que no puede taparse y la familia debe apoyar como ola que empuja el viento.

La pandemia no es un dibujo artístico, supera la ficción y deja las aulas desiertas. Nos encierra en un caracol que llamamos casa, y desde allí habrá que arreglárselas para no dejar morir el conocimiento, esa garantía que nos hace libres.

Curso 2020-2021: El aula desierta o la educación a distancia en Cienfuegos
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here