Aunque han pasado algunos años, lo tengo bien presente. No he podido olvidar, ni olvidaré nunca, mi llegada a la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba, para cursar estudios de la Licenciatura en Periodismo. Era 1989 y ya nuestro Comandante en Jefe, con su visión de futuro, nos había alertado de lo que podría sobrevenir si un día dejara de existir la otrora Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). 

Y no demoramos en sentir los jóvenes universitarios, como el resto del pueblo, los embates de lo que conocemos como período especial; mas yo estaba firmemente decidida a adentrarme en el mundo del Periodismo. Para eso me fui a muchos kilómetros de mi Camagüey natal, ¡Cómo no iba a continuar adelante! Confieso que tuve momentos de flaqueza, pero si hoy puedo reseñar estas líneas lo debo a mis padres, a mi familia toda y a los profesores que, sin saberlo, contribuyeron muchísimo a que no cambiara mi decisión.

Transcurrió el tiempo, y los años de la Universidad y la carrera, dejaron de ser realidad para no pocas veces convertirse en añoranza. Y entonces, vino la radio desde Najasa, un barrio devenido municipio con la división político-administrativa de 1976 y que me acogió; estuve allí poco tiempo como parte de mi servicio social, pero lo aprendido lo atesoro entre mis recuerdos profesionales más queridos.

Y siguió siendo la radio por casi dos décadas, primero en Radio Cadena Agramonte y luego en Radio Ciudad del Mar y no me puedo separar de aquel estribillo que dice que “un viejo amor ni se olvida ni se deja”.

Desde hace casi dos años formo parte del colectivo del “5”, en cuyo seno me han acogido y me siento a gusto. ¡Quién me iba a decir que un día trabajaría en un periódico! Confieso que en mis primeros acercamientos al gremio consideraba un poco aburrida la dinámica de la prensa escrita. ¡Cuán equivocada estaba!

¿Por qué este recuento?

Pues es 14 de marzo y un nuevo día de la Prensa cubana nos reafirma como protagonistas del “mejor oficio del mundo”, una profesión de la que me enorgullezco cada uno de mis días. Pude escoger cualquier otra, pero decidí por el Periodismo y desde él, con la responsabilidad que implica, hago mi mayor esfuerzo para contribuir al mejor país al que todos aspiramos.

Muchos han sido los colegas en estos años de trabajo en Camagüey y Cienfuegos y quiero, en este día, compartir con ellos la alegría inmensa de ser periodistas, la pasión, los desvelos, las satisfacciones y las insatisfacciones en este quehacer; todos son igualmente valederos.

Sea pues esta, mi manera de felicitarlos a todos y compartir mis remembranzas.

Día de la Prensa cubana: Remembranzas
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here