Algunos definen la Arquitectura (que hoy celebra su Día en Cuba en recordación de la figura de José Antonio Echeverría, que un 13 de marzo irrumpió en la historia patria) como el testimonio cultural de una nación, otros, como la naturaleza creada por el hombre, o quizás ese diario abierto de la sociedad y así reconocen sus implicaciones sociales, por enriquecer la vida de forma sutil, e integrarse con el entorno físico y espiritual.

Testigo del tiempo es este arte  desde épocas remotas,  y en el contexto del siglo XXI genera importantes retos: contribuir al diálogo entre permanencia y renovación en el panorama urbanístico de la Cuba de hoy.

Figura entre los antecedentes de la actual centuria, el crecimiento arrasador de las ciudades en el siglo XX, que empujó al hombre masivamente hacia ellas y con ello aumentó el riesgo de borrar espacios históricos, de ahí la urgencia de sacudir memorias.

En la arquitectura popular la retentiva se puede rastrear en multitud de símbolos que nos revelan huellas pretéritas o que se originan en hechos de índole social, étnica y psicológica  y arrojan luz sobre formas y estructuras.

En las construcciones hay señas de identidad de nuestro pasado, la trama urbana es articulación orgánica y viva de tradiciones materializadas en cosas.

Las edificaciones guardan misterios escondidos en sus recuerdos, en ellas permanecen secretos y objetos milenarios, muchos de índole simbólica.

Las ciudades actuales enfrentan problemas propios de las edificaciones, entre ellos los estructurales y culturales. Sobre estos tópicos se proyectan la mayoría de los profesionales en el mundo, pues la pérdida de la identidad actúa en detrimento de la urbe.

La inserción de la nueva hornada de arquitectos conlleva a que comprendan la necesidad de adaptar sus proyectos y perspectivas, acordes a los preceptos estéticos predominantes, para que no discrepen ante las tendencias urbanísticas y renueven sin momificar.

Como expresión de identidad, cultura y arte, la arquitectura se debate cada día ante nuevos derroteros, hallar la fórmula propicia para salvaguardar la historia y construir el futuro.

Día del Arquitecto Cubano: Salvaguardar la historia y construir el futuro
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here