Aunque la derrota de Cuba ante Curazao en la recién finalizada III Copa del Caribe de Béisbol Higinio Vélez in Memoriam resalta como lo más llamativo de ese certamen, la actuación del cienfueguero Pavel Quesada Pedroso acaparó más de un titular, luego de un desempeño de lujo en la lid.

El capitán de los Elefantes de Cienfuegos, cuarto bate y antesalista de la selección cubana, fue seleccionado como Jugador Más Valioso de la Copa, tras encabezar la ofensiva con astronómico promedio de 833, producto de diez inatrapables en diez veces al bate.

Pavel también resultó el primero en hits conectados con 10, dobles (4), slugging (1,667), remolcadas (12), OBP (850), y OPS (2517). A su vez, quedó empatado en la cima de los cuadrangulares, al despachar dos pelotas más allá de las cercas.

La triple corona y su descomunal ofensiva incidieron en el premio de MVP, otorgado habitualmente a un jugador del equipo campeón.

La derrota de Cuba volvió a encender las alarmas entre los seguidores del béisbol en nuestro país, pues la Copa del Caribe mostró un nivel más que discreto, sobre todo por el escaso historial de las novenas que, a la postre, tomaron parte en la justa.

Los cubanos, dirigidos por el tunero Pablo Civil, habían transitado invictos por el torneo, con seis victorias sin revés, dos de ellas de manera holgada frente al propio Curazao, pero otra vez perdimos el juego bueno, y en la final no pudieron producir contra el pitcheo curazaleño, para sentenciar la derrota de 3-4.

El Capi bateó a sus anchas
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here