Una joven embarazada, en la semana 28 de gestación, se contagia con el SARS-CoV-2, y es salvada por la inteligencia y la entereza de un profesional equipo médico del Hospital General Gustavo Alderegía Lima (HGAL), de Cienfuegos. Tras un mes entre la vida y la muerte, marcha este viernes a casa para continuar su embarazo y abrazar a su hijo de siete años. Conozca la historia

Malvis Valdoquín Álvarez tiene 34 años, madre de un niño de siete, Ángel Alberto, y embarazada de una hembra, deseada y esperada. Vive en Cienfuegos, por la Calzada de Dolores. El día 17 de mayo presentó síntomas respiratorios; había sentido malestares anteriores, y resulta entonces remitida por la Atención Primaria para el Hospital Provincial, dado su estado de gestación de 28 semanas.

Así comienza esta historia, y para ser contada en primera persona por su protagonista, vamos un día de junio, de los primeros en el calendario, hasta la Sala de Terapia Intensiva Polivalente del mayor centro hospitalario de Cienfuegos, donde se recupera de la Covid-19, ya negativa:

“Fueron días muy difíciles y tristes; al dar positivo al PCR me trasladan para el CEA¹ , y comencé a complicarme. Recuerdo algo, como en cámara lenta, otras cosas me las han contado, se puede decir que ‘no estaba’. La familia desesperada fuera del CEA; y dentro, los médicos, las enfermeras, todos, hastalos auxiliares, luchando por mi vida”, cuenta, recostada en una silla especial y con las piernas cubiertas por un vendaje elástico para evitar trombosis. Habla despacio, bajito, y a ratos se le entrecorta la voz y parece faltarle el aire. Está emocionada y trasmite el sentimiento a esta reportera.

“Yo quisiera agradecer personalmente a quienes lucharon por mi vida, gracias a ellos puedo continuar con el embarazo de mi hija, pero no podría reconocerlos siquiera, porque allá en el CEA usaban esos trajes donde solo se distinguen los ojos, pero fueron muchos y tengo un lugar para ellos en mi corazón, eso es seguro. Si me ven algún día en la calle, me recordarán, que se acerquen les pido”.

A su lado permanece Aylín Rodríguez Hernández, licenciada en Enfermería, con catorce años en la “Polivalente”. “La estamos cuidando como a un gran tesoro”, dice y sonríe cómplice. Me acompaña en ese viaje de verde hasta Malvis, la gran  Sandra Sánchez Camino, jefa de Enfermería del Servicio de Cuidados Intensivos Polivalentes, 31 años como enfermera y más de 20 en el Servicio, quien se mueve segura por la Sala como reina en sus predios.

HISTORIA CLÍNICA

La Dra. Yenisey Quintero Méndez, especialista de II Grado en Medicina Intensiva y Emergencias, y recién nombrada vicedirectora docente de la institución, acerca a nuestros lectores al diagnóstico y evolución de Malvis:

“La paciente acude al Hospital con antecedentes de salud aparentes; llevaba días en casa con un cuadro respiratorio, tos, expectoración, febrícola; desde que la recibimos mostraba signos llamativos y se ingresa de forma directa en la Unidad de Cuidados Intensivos para sospechosos, tras ser evaluada. De inmediato se le hace PCR, y al confirmarse positiva, se traslada a la Terapia del CEA.

“Evoluciona durante varios días en la sala, con todo el protocolo cubano de atención al paciente grave con Covid-19, y sufre complicaciones importantes que la llevan a necesitar ventilación mecánica. Respiró de manera artificial por varios días, nueve, y todo el tiempo resultó evaluada por el equipo multidisciplinario (integrado por obstetras, intensivistas, anestesiólogos, otorrinos, la dirección del Programa Materno-Infantil de la provincia, entre otros), con discusiones diarias, y hasta más de una vez por día cuando era necesario por su gravedad.

Dra. Yenisey Quintero Méndez.

“Entre las complejidades del caso podemos citar el distrés respiratorio del adulto, que es la complicación  más grave de la Covid-19. Al principio, tras la ventilación, estuvo en shock, con la TA muy baja. Resultó reportada de crítica inestable hasta transitar a la recuperación.

“Pasado el tiempo, ya negativa al PCR, evoluciona, y según las evaluaciones obstétricas, el producto de la concepción, también evoluciona de manera satisfactoria. Permaneció quince días en el CEA, y desde el 1ro de junio fue trasladada a la ‘Polivalente’ del HGAL, una vez que su estado lo permitió. La mantenemos bajo vigilancia, tal y como indica la estricta y cuidadosa política del Programa Materno Infantil. La evolucionamos radiológicamente y estudiamos sus secuelas, porque esta es una enfermedad que las deja”.

Entonces inquiero sobre la composición del team que salvó la vida de Malvis y le permitió continuar con su embarazo, y menciona nombres de gente linda y valiente, no importan los apellidos, que no teme a las largas horas, ni a las madrugadas en las que se espanta el sueño con un buchito de café, porque una vida es razón más que suficiente para no descansar:

“Pavel Rodríguez y Eddy Pereira, intensivistas; el profe Moisés; los también intensivistas Julio, Juan Carlos, Ricardo y Yovany; Sandy, anestesiólogo; René y Rolando, otorrinos; Lisbel, del PAMI; Yagen; la Dra. Vívian, directora del CEA… enfermeros, muchos, temo no mencionarlos a todos, pero fue un gran equipo, sin dudas”.

Sin nasobuco, para reconocerla y reverenciarla.

La Dra. Yenisey es intensivista, una especialidad que defiende desde el amor y la profesionalidad, y a la pregunta de si no siente miedo al contagio y cansancio de esta epidemia, responde:

“Claro que sentimos miedo —ella siempre habla en plural—, somos seres humanos al fin, pero desde que nos concebimos como médicos conocemos que nuestro papel es estar al lado del enfermo, y como tal, permanecemos en riesgo, aún más en especialidades como la mía, que necesariamente nos vinculamos al paciente grave. Sentimos miedo, pero nos sobreponemos. Los intensivistas, y no me refiero solo a ellos, mis colegas, sino a todo el personal de Salud, han sido muy valientes, nadie se ha echado para atrás; han jugado un rol determinante durante la epidemia, todos están en la línea roja en estos momentos”, comenta, y aunque tiene prisa por volver al trabajo, nos tomamos un instante para las fotos periodísticas, y le pido que se quite los nasobucos, porque a esta médico hay que identificarla y hacerle una enorme reverencia en agradecimiento por tantas vidas salvadas en sus 20 años de ejercicio profesional.

Salgo al pasillo, y las palabras de esta muchacha, inteligente y capaz salvan, se me quedan grabadas, porque vienen desde la sencillez hasta la grandeza del humano oficio, incluso para recordar a todo el equipo. Benditos valientes.

DIÁLOGO CON LOS PROFESORES

El Dr. Moisés Santos Peña, especialista de II grado en Medicina Interna e Intensiva y Emergencias, profesor consultante, investigador, asesor de la Dirección del Hospital y coordinador del Centro Colaborador de OMS/OPS en Cienfuegos, aquien su curriculo profesional le precede; junto al Dr. Roberto Pérez García, ilustre “padre” de muchas generaciones, especialista de II Grado en Ginecobstetricia, y profesor auxiliar, coordinan la Comisión de la Región Central del país para la atención a la morbilidad materna extremadamente grave, que la integran, además, profesionales de las provincias desde Cienfuegos hasta Camagüey. Al mismo tiempo prestan este tipo de atención a maternas, embarazadas o puérperas con complicaciones graves en la provincia.

En diálogo con los especialistas sobre el caso particular de Malvis, conocimos sobre su historia personal médica contra un virus letal y contagioso, al cual venció:

Dr. Moisés Santos Peña.

“Durante la epidemia hemos prestado asistencia a varios casos, y entre estos, se encuentra una paciente en extremo crítica, el caso que nos ocupa, diríamos el estado más grave que ha padecido una embarazada con Covid-19 en el país. Se presentó con una neumonía bilateral grave, necesitó ventilación mecánica por más de nueve días, y derivó en varias complicaciones; hizo una atelectasia² del pulmón izquierdo, broncoscopia, aspiración de secreciones, modalidades respiratorias importantes; presentó parámetros muy elevados.

“Para su atención se movilizó un equipo multidisciplinario; primero se le prestó asistencia en el HGAL, y luego de dar positivo al SARS-CoV-2, resultó trasladada al CEA, centro para la atención a pacientes positivos de Covid-19. Siempre permaneció en las terapias intensivas, y contaron desde el principio, la confianza familiar, la entereza de la paciente en los primeros momentos, el trabajo del equipo, de las autoridades, y principalmente, de los expertos nacionales del Minsap, con quienes compartimos a diario y hacíamos las juntas médicas y evaluaciones del plan terapéutico. Recibimos la colaboración directa del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, con inmunomoduladores que utilizamos con una respuesta favorable de la paciente.

“La atención del team fue permanente: intensivistas, enfermeros, rehabilitadores, psicólogos, y otros, entre todos logramos que Malvis, de manera paulatina, evolucionara. Pasados nueve días pudimos separarla del ventilador mecánico, extubarla, recuperarla, y ya en estos momentos se encuentra en la Terapia Intensiva Polivalente, hasta donde fue trasladada desde el CEA, después de dos PCR negativos. Tiene muy buen estado anímico, con mínimas complicaciones. Mantiene su gestación. Estamos muy satisfechos. Las horas de desvelo y la entereza de los miembros del equipo, la inteligencia colectiva, el apoyo familiar y social, y de autoridades y dirección del Hospital, han salvado no una, sino dos vidas”.

Transcurridos unos diez días, tras permanecer en una Sala abierta y ser reevaluada, hoy marcha a casa, con los suyos, para que en el calor del hogar como terapia final, se recupere y fortalezca para el próximo paso: el parto. En su abultada hoja clínica están plasmados los cuños de todos aquellos que la salvaron de las muchas maneras en las que se salvan dos vidas en una.


Notas al pie:

(1)  CEA, Centro Especializado Ambulatorio, creado hace más de diez años en el edificio del antiguo Hospital, y que funcionara con posterioridad como Maternidad; habilitado durante la epidemia de Covid-19 como institución para la asistencia a casos positivos.

(2)  Atelectasia: Se describe en la literatura médica como un colapso completo o parcial del pulmón. Se produce cuando las pequeñas bolsas de aire (alvéolos) que forman los pulmones se desinflan o posiblemente se llenan de líquido. Es una complicación respiratoria grave.

Embarazada recuperada de la Covid-19: La historia clínica de Malvis
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here