Amor al trabajo, orgullo de su profesión y sentido de pertenencia, trasluce el diálogo con Esteban Chávez Alfonso. Licenciado en Construcción y Maquinaria entró a la escuela de Construcción y Montaje “Fructuoso Rodríguez” hace 33 años, como profesor de Albañilería.

Cuentan que con el decurso del tiempo y como conocía los metales, empezó a impartir la teoría de Soldadura; siguió la preparación y llegó a obtener la evaluación de esa especialidad.

Hoy domina el oficio y lo explica con destreza a los alumnos de tercero y cuarto años de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Cienfuegos, es profesor principal de la asignatura, y por esa razón la “Fructuoso Rodríguez” es unidad docente del alto centro de estudios.

Esteban disfruta enseñar su materia sin que aprecie correr el tiempo. Allí, en una inmensa explanada del kilómetros dos y medio de la carretera de O’ Bourke, la escuela de Construcción y Montaje depara grandes talleres dotados de modernos equipamientos.

“Aquí hacemos diferentes procesos: la soldadura tradicional oxioacetilénica, la manual por arco y otras técnicas novedosas que se utilizan en la industria como la que usa gases inertes como el elio y el argón, y otra semiautomática mediante gases activos como el CO2. Entre sus ventajas figura que no generan escoria y son altamente productivos”

soldador Cienfuegos

Foto: de la autora

¿Cuál es el método más novedoso que emplean?

“El arco sumergido; contamos con un equipo gigante, único de su tipo en el país”.

¿Otro de los utilizados?

“El corte por plasma; presupone un arco eléctrico que se establece por un electrodo interno de tungsteno y la pieza que se va a soldar; aquí funciona la acción de un gas comprimido, puede ser aire.

“Establece el arco eléctrico y el gas comprimido pasa y se transforma a gran velocidad, que es capaz de desplazar mecánicamente el metal fundido, es decir se ioniza y da la garantía del corte, sirve para todos los metales, acero inoxidable y aluminio”.

Esteban Chávez Alfonso es un apasionado de su profesión; de las aulas de la escuela de Construcción y Montaje cambió el vestuario tradicional por el overol, saltó a los talleres y encontró su mundo.

“Qué bueno que vinieron por aquí para divulgar todo lo que hacemos”.

El “profe” Esteban es respetado por su sabiduría; allí, entre máquinas y arcos de soldar instruye a las nuevas generaciones y es ejemplo de cuanto ha logrado nuestro sistema de educación técnica y profesional.

Esteban Chávez Alfonso: “Su mundo” son las máquinas de soldar…
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here