Prácticamente es una desconocida entre los sureños; sin embargo, la actriz y fotógrafa Maydely Pérez Reguera (Cruces, Cienfuegos, 5 de junio de 1990) es una artista que ha crecido en poco tiempo y consumado una carrera con notables aciertos. Desde la infancia muestra especial vocación por las artes, principalmente la danza, pero le prescriben una escoliosis y problemas en las rodillas. Abandona las clases de baile y se entusiasma por la actuación y el arte fotográfico; juega con sus amigos a disfrazarse y tomarse fotos (“ponía a mis vecinitos como modelos”). Esas inclinaciones le llevan a tomar estudios académicos en la Escuela Provincial de Arte Samuel Feijóo de Santa Clara durante un año; pues, al próximo se traslada a La Habana e inserta en la Escuela Nacional de Arte, donde se titula como actriz en 2009, ubicada en el Grupo de Teatro Pálpito.

Su tesis de grado sucede con la obra Sueño roto, escrita por Maikel Chávez y dirigida por Corina Mestre. Tras la experiencia que resulta la ENA, actúa en obras de Estorino, García Lorca, López de Vega y O’Neill, y asume un largo ciclo formativo, participando en seminarios, cursos y talleres que fortifican su técnica actoral. De hecho, en 2009 y 2010 asiste como actriz a un taller de dirección de actores impartido por la Mestre en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, realiza estudios de superación en la Compañía Danza-Teatro Retazos y en 2016 termina su aprendizaje en la Universidad de las Artes (ISA), en el curso por trabajadores. Poco antes de su graduación obtiene, en 2011, una nominación al premio Adolfo Llauradó por su labor en Historias con sombrillas, de Maikel Chávez y dirigida como es usual por Ariel Bouza, el líder del Grupo de Teatro Pálpito, agrupación que le cobija entre 2009 y 2014.

La actriz, fotógrafa y modelo May Reguera.

Durante cuatro años hace teatro para los infantes, pero llega una etapa de vacíos y trata de replantearse su existencia profesional. Es entonces que aparece la fotografía. “Mi hermana me regaló una camarita, una Canon 1000 y empecé a hacerme fotos con una lamparita de noche, también con mi amiga Laura Treto. Nos vestíamos y hacíamos varias cosas. Esas fotos las entregaba ella en castings y así se sumaron varios amigos. Esos trabajos llegaron a la revista Garbos y comencé a trabajar con ellos” –confiesa en una entrevista hacia agosto de 2019.

Su debut televisivo sucede en 2009, en el cuento Los asesinos de Ricardo Miguel. Luego tiene un rol en el filme Mi moto y yo (2010), coproducida entre Cuba y España, y el corto ¡Off! (2011) de Ricardo Zambrana, dirigido en la EICTV de San Antonio de los Baños. Regresa a la pequeña pantalla en Tras la huella (episodio Caso Rotonda, 2012), bajo las órdenes de Armando Toledo, y al cine a través de la cinta Gibara (2012), gestada en el Festival de Cine Pobre. Entre 2012 y 2013 participa en otros dos cortos: Ella, de Héctor David Rosales, y Tarde rota para Ramón, de Daniel Chile. En 2014 consigue una actuación especial en el filme Sharing Stella, de Enrique Álvarez Martínez, más tarde labora en el cortometraje Orilla (2017), de Luis Ernesto Doñas, y la cinta francesa La imagen del tiempo (2019), de Jeissy Trompiz. Lamentablemente, su tez pálida y cabello rojizo han sido obstáculos para obtener personajes criollos en el cine y la televisión nacional.

Reguera en el corto Orilla (2017) de Luis Ernesto Doñas.

La pasión por el teatro y los audiovisuales es compartida con la fotografía, logrando asir en sus instantáneas las mejores hornadas de actores, la mayoría publicadas en las revistas Garbos y Vistar. Tanto es el éxito que abre su propio estudio fotográfico: MY Reguera Studio. Entre sus obras más preciadas figuran las fotografías que concibiera para ilustrar los desempeños del artesano cienfueguero Jorge Ernesto Regalado, publicadas en la revista Garbos No. 23 de 2017. Evidentemente, a la actriz, modelo y fotógrafa le seduce crear sus propias realidades. Su concepción del color, el desplazamiento de la luz y erección de las metáforas visuales para construir sus universos resultan dis-tintivos de su obra.

Cada vez que tiene algún tiempo, entre sus funciones teatrales y los encargos fotográficos, Reguera acude por un poco de paz a Cruces, su pueblo natal, lo que considera una experiencia motivante para su labor como actriz y profesional del lente.

Mónica Alonso fotografiada por May Reguera, obra publicada por Garbos No 37 de 2018.

May Reguera, una actriz de Cienfuegos que hace fotografía
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here