Una comunidad virtual contra el bloqueo emerge desde Estados Unidos (EE.UU.) y en menos de seis meses su membresía alcanza cifras impresionantes. Se trata del grupo público NEMO – No Embargo Cuba Movement, con asiento en Facebook desde el 27 de enero de 2021 y creado por José Oro y Manuel Tejeda, cubanos residentes en la vecina nación norteña. Persigue, como otras tantas organizaciones alrededor del mundo, el levantamiento de las sanciones impuestas a la Isla por 60 años, pero, en ese amplio abanico de voces, procura ser diferente.

Sobre los fundamentos y proyecciones de esta iniciativa, 5 de Septiembre entrevistó en línea al doctor en Ciencias Filosóficas, Manuel Tejeda, co-fundador de NEMO y presidente de su Consejo de Administración, quien vive en Miami desde hace catorce años.

¿Por qué decidieron fundar un movimiento contra el bloqueo en EE.UU. cuando ya existían allí otros al que pudieron sumarse?

“Aquí hay muchas y muy diversas organizaciones que luchan por el cese del bloqueo. Algunas han hecho bastante poco, si bien la mayoría realiza un gran esfuerzo y trabajo extraordinario de educación y concientización acerca de dicha política: su crueldad, efectos y la necesidad de ponerle fin. Al analizar esto, nos dimos cuenta que se había intentado casi todo, excepto la constitución de un movimiento masivo, el cual, sustentado en las nuevas tecnologías, fuera capaz de demostrar que la mayoría de los cubanos, así como de los cubanoamericanos y de los estadounidenses, están a favor de eliminar el bloqueo.

“Precisamente, nuestras dos grandes diferencias radican en la masividad que tratamos de lograr y en la ‘unidad en la diversidad’, pues somos un grupo de personas muy distintas, con puntos de vista que difieren en algunas y hasta en muchas cosas, aunque unidas por el respeto y la aceptación mutua en torno a una gran causa común. (…) Cada uno de los integrantes se mantiene firme en sus ideas y posiciones, solo que dentro de los marcos de NEMO decidimos colocar Pueblo por encima de Política, y Humanidad por encima de Ideologías”.

Medios cubanos y extranjeros se han hecho eco del creciente respaldo en el espacio digital. ¿Qué significa eso exactamente? ¿Cuánto pudiera influir en un eventual cambio de la política estadounidense hacia Cuba?

“Ya NEMO supera los 105 mil miembros y pudiéramos ser más, pero hemos sido muy estrictos con la disciplina y las reglas. Creemos que la unidad no se forja sobre castillos de naipes, sino a partir de sólidas bases de respeto y acción conjunta. Ahora trabajamos para hacer que crezca NEMO USA, en inglés, dirigido a los estadounidenses con poco o ningún dominio del idioma español. A pesar del protagonismo incuestionable del gobierno y pueblo cubanos, del apoyo de hermanos de otros países y de las sucesivas votaciones en la ONU, estamos convencidos de que esta pelea hay que ganarla en EE.UU., con sus propias leyes y normas.

“Por ello, aspiramos a la masividad, sobre todo entre el electorado estadounidense. Los congresistas y senadores norteamericanos han ignorado por mucho tiempo las penurias que el bloqueo ocasiona a la población de Cuba, y el reclamo de organismos internacionales, mas no pueden actuar igual con sus votantes. A estos tenemos que llegar y sumar; es nuestra oportunidad para influir de manera positiva y efectiva en un cambio de política hacia la Mayor de las Antillas”.

¿Cómo crear un ambiente de “unidad en la diversidad” —tal cual declaran como principio— cuando una mayoría puede convenir en su postura contra el bloqueo y, dentro de ella, existir personas que no estén de acuerdo con el gobierno cubano?

“Unidad en la diversidad no entraña hacer concesiones, ni ceder ante presiones de círculos de poder. Significa, y deviene oportuno insistir en la idea una y otra vez, la posibilidad de trabajar juntos para conseguir un propósito que nos beneficia a todos, como pueblo y nación. Significa poner a un lado, aunque sea de forma temporal, los intereses individuales o de pequeños grupos, en función del interés de todos. No resulta fácil, pero NEMO está demostrando que es posible”.

Este movimiento habla de embargo y no de bloqueo. ¿Por qué lo asume así si el primero de los términos se utiliza en el discurso estadounidense para camuflar su agresiva política de asfixia económica?

“Lo que realmente existe contra Cuba por parte de EE.UU. es una cruel, injusta e ilegal guerra comercial, financiera, psicológica, diplomática y mediática. El término más adecuado para definirla de manera abreviada es ‘bloqueo’. La Casa Blanca trata de evitarlo porque desde 1909 aparece reconocido a nivel internacional como un acto de guerra; por esa razón usan la palabra ‘embargo’, que no se ajusta a la realidad y solo hace referencia a sanciones económicas de otra índole. Ahora, si ya establecimos que la fuerza de NEMO consiste en incorporar a estadounidenses a nuestra batalla, ellos lo conocen por este último nombre. ¿Para qué invertir y malgastar fuerzas en explicarles cuando necesitamos enfocarnos en la lucha principal? (…) Si importa cómo le llamen, más importa su eliminación”.

Durante seis décadas, el bloqueo no ha logrado aquí el pretendido cambio de régimen, aunque sus perjuicios a la economía y a las familias cada vez son peores, especialmente tras las más de 240 medidas implementadas por la anterior administración de Donald Trump. ¿Impera esta percepción en la comunidad cubana residente en Estados Unidos? ¿Qué hace NEMO para combatir la manipulación mediática sobre el tema e incorporar a personas a su causa?

“El único modo de probar que es real está en los argumentos y los hechos concretos de su incidencia sobre nuestra gente. A veces los datos globales de la macroeconomía no son entendibles y tienen un menor impacto que las historias de ancianos que carecen de medicinas, o las de los niños con cáncer sin acceso a sus tratamientos debido al bloqueo. (…) Por eso, al discurso de odio, anteponemos uno de cariño hacia la familia y de amor; de justicia, soberanía y respeto.

“Otro de los grandes desafíos de NEMO va de concientizar a la opinión pública estadounidense y al mayoritario, y aún muy pasivo, segmento de cubanoamericanos que mantienen lazos con sus familiares en Cuba, acerca de la necesidad de levantar las sanciones. Ello obliga a enfrentarnos a la desinformación y silencio cómplice de los medios tradicionales. Claro, un grupo de 105 mil miembros, bien organizado y estructurado, pone a disposición de la causa que defendemos miles de tribunas, y la opción de amplificar nuestras voces y demandas hasta niveles que nos eran vedados.

“Hoy empleamos las oportunidades de Facebook y nos expandimos a otras redes como Twitter y YouTube. Sin embargo, no solo nos limitamos al entorno digital; participamos activamente en la organización y ejecución de las caravanas por la familia cubana, en la recogida de fondos, así como en actos de la vida política y social de EE.UU., a donde trasladamos nuestras aspiraciones”.

Cada año se vota en la ONU una resolución cubana contra el bloqueo, con apoyo de la inmensa mayoría de los países. El gobierno de EE.UU. obvia olímpicamente ese reclamo. En la práctica, ¿hasta dónde podría llegar NEMO?

“No tenemos una varita mágica ni pretendemos convertirnos en un ente aislado en esta lucha y tampoco en la solución única. Nos sumamos a todos los demás esfuerzos y queremos ser otra herramienta más en manos de la delegación cubana ante Naciones Unidas: el apoyo comprobable y en ascenso de decenas de miles personas, entre ellos de muchos estadounidenses, al levantamiento del bloqueo. En un alarde de egoísmo y supremacía, EE.UU. ha desconocido por muchos años la voluntad y el deseo de la comunidad internacional. ¿Puede hacer lo mismo respecto a sus ciudadanos, a sus votantes?… Está por verse y vale la pena intentarlo”.

Liderado por Oro y Tejeda, el pujante movimiento prevé constituirse en una entidad legal y sin fines de lucro, con la determinación de aunar muchas más voces al motivo de su existencia: la anulación del bloqueo de EE.UU. contra Cuba. Para NEMO, lo mismo que para otras organizaciones, la prueba será tan exigente como las carreras de largo aliento, aunque su disparado número de seguidores y miembros en el espacio digital pudiera marcar la diferencia en busca de la meta.

NEMO en Estados Unidos: ¿una voz diferente contra el bloqueo?
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here