Conversar con él es acerarse a un sinnúmero de experiencias y anécdotas vinculadas al devenir del proceso revolucionario e institucionalización del país.

Ya peina canas y ha vivido 84 años; sin embargo, su memoria es lúcida y a través de ella podemos acercarnos al surgimiento y posterior desarrollo del sistema de órganos del Poder Popular.

“Yo soy un obrero, manejaba un montacargas, pero el Partido me seleccionó para pasar una escuela en Villa Clara. Yo solo tenía sexto grado y ya estaba en relación directa con toda la organización que asumía la nación allá por los años 70 del siglo pasado, la cual se consolida luego del Primer Congreso de la organización política”.

Así se presenta Francisco Hernández Delgado, Paquito, quien es una fuente viva a la que nos remitimos para conocer un poco más acerca de la entrada en vigor de la nueva División Político-Administrativa (DPA) y la creación, el 7 de noviembre de 1976, de las Asambleas Provinciales del Poder Popular.

Su quehacer partidista lo llevó a Cumanayagua, territorio que como los restantes municipios se forjaban al calor de la nueva DPA. Desde ese territorio tuvo la responsabilidad de llevar de la mano tan importante proceso, que tendría el punto más trascendente en el nacimiento de tres nuevas provincias; Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos.

LOS INICIOS

“El acto constitutivo de la Asamblea Provincial del Poder Popular (APP) tuvo lugar en el Monumento Nacional Mal Tiempo, en el municipio de Cruces, y contó, si mal no recuerdo, con la presencia de Osvaldo Dorticós Torrado, quien era en aquel entonces el Presidente de la República; y la Heroína del Moncada, Haydée Santamaría Cuadrado. El entonces primer secretario del partido en la antigua provincia de Las Villas y miembro del Buró Político, Arnaldo Milián Castro, tuvo a su cargo el discurso central, en el que ratificó el nacimiento de las nuevas provincias con el compromiso de continuar y perfeccionar la obra.

“Por el municipio de Cumanayagua, donde me desempeñaba como secretario del Partido, resultamos electos como delegados a esa primera APP: Orlando Ojeda Borges; Enrique Otero Fernández, el Gallego Otero; y yo”, rememora Paquito, quien no olvida a los integrantes de la primera dirección. “Fueron elegidos Reinel Regal Reyes (ya fallecido) como presidente; Miguel Martínez como vicepresidente y la secretaria fue Andrea Pérez, quien lamentablemente falleció también”.

“Esta asamblea, desde los inicios, se caracterizó por la participación de los delegados, invitados y visitantes de la dirección nacional. Se caracterizó por la profundidad de los análisis y en ella se discutían problemas económicos, políticos y sociales del territorio de Cienfuegos”, expone Paquito Hernández, como es más conocido.

¿Algunos temas en particular?

“Fueron tantos y tan diversos, que no podría particularizar en uno determinado. Recuerdo que se presentaba un informe sobre temas de interés de la Educación, la Salud y otras aristas, pero después se producía una especie de agenda abierta en la que los delegados planteaban distintos asuntos acerca de problemas existentes. Todos los temas eran importantes”.

¿Qué significa para usted ser protagonista de tan importante momento fundacional?

“Es un honor que hayan confiado en mí para participar en todos esos acontecimientos históricos. Como revolucionario, entendí que el futuro de la Patria se consolidaba con las acciones que se estaban concretando con la participación de los organismos políticos y de masas y las instituciones administrativas. No puedo dejar de mencionar a los pioneros, quienes asumieron la custodia de las urnas en los diferentes momentos de las elecciones con mucha seriedad, una práctica que se mantiene todavía hoy.

“Todo el proceso de creación de los órganos del Poder Popular se realizó con muchísimo entusiasmo y responsabilidad. “Nos enfrentábamos a algo nuevo, pero se hizo con decisión y pensando siempre en el bien de la nación y nuestro pueblo”, enfatiza este hombre de ojos azules y arrugas en el rostro, conversador, y que contagia por su entusiasmo y respaldo pleno al proceso revolucionario.

SIEMPRE CON FIDEL

No puede faltar en el diálogo la relación de Paquito, con el líder eterno de la Revolución cubana. “Participé en unas 20 reuniones con el Comandante por mis responsabilidades partidistas, y también en unas nueve visitas suyas al territorio de Cienfuegos.

“De manera presencial estuve con él en el II y III Congresos del Partido y formé parte del consejo de representantes, lo que propiciaba el intercambio directo. En una oportunidad estuvo dos horas dialogando con nosotros a partir de un comentario que hiciera un compañero.

“Tenía la capacidad de moverse en cualquier tema, en cualquier ámbito. Además, dejaba que las personas se desarrollaran y plantearan sus criterios. Así era Fidel”, afirma.

Paquito, el Poder Popular y su lealtad a Fidel
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here