Desde el propio primero de enero de 1959 la Revolución cubana tuvo que enfrentar las constantes amenazas de la potencia más poderosa del planeta. Luego, ante las múltiples modalidades y formas adoptadas por los diferentes gobiernos de los Estados Unidos, Cuba se vio obligada a perfeccionar el sistema defensivo del país. 

Así surgió la doctrina de la Guerra de Todo el Pueblo, concepción estratégica para preservar la soberanía de la Patria, filosofía que resume la experiencia histórica de la nación y las tradiciones de lucha de los cubanos, y esgrimidas ante los ataques del enemigo por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro.

En ese contexto, el 20 de marzo de 1981, quedan constituidas oficialmente las Escuelas Provinciales de Preparación para la Defensa (EPPD). Por aquellos años la zona de Juaraguá acogio el primer centro de su tipo en la provincia de Cienfuegos, cuyo nombre honró desde entonces al destacado revolucionario Comandante Manuel Manuel “Piti” Fajardo, hasta establecerse definitamente en la actual instalación, cerca del aeropuerto internacional Jaime González.

“Nuestra misión consiste en formar y superar, en el perfil de mando, a oficiales de la Reserva, las Milicias de Tropas Territoriales, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ejército Juvenil del Trabajo, así como a dirigentes y funcionarios del Partido, el Gobierno, órganos centrales del Estado y organizaciones de masas”, precisó el teniente coronel Carlos Benavides Alonso, subdirector de la EPPD de Cienfuegos.

Agregó el oficial que este tipo de centro se basa en los principios de la pedagogía militar y para ello cuentan con un claustro altamente calificado desde el punto de vista profesional caracterizado por una permanente superación y preparación metodológica, además de disponer de la base material de estudio y de vida necesarias para cumplir cabalmente con su acometido.

Con más de 25 años en el ejercicio de la docencia en el propio plantel, la mayor Damaris Chongo Alzugaray, primer profesor de la Cátedra de Defensa Territorial, manifieta su satisfacción por haber contribuido todo este tiempo a pertrechar de conocimientos a los miles de dirigentes políticos y administrativos del territorio.

“Nuestra escuela deviene pilar fundamental en el dominio del componente armado y del arte militar en el desempeño de sus responsabilidades con esos cuadros, tanto en tiempo de paz para enfrentar contigencias, como esta misma situación sanitaria provocada por la Covid-19, al igual que el cumplimiento de las misiones asignadas a ellos en período de guerra, ante una supuesta agresión enemiga”, comenta la docente.

En tanto, para la mayor Mirelis González Carrabeo, impartir clases en esta cátedra la ha obligado a una constante superación metodológica, pero también política y cultural. “Las propias caracteristicas en la composición de nuestros alumnos, subraya, exige una elevada cuota de entrega y dedicación que va mucho más allá de las horas lectivas frente al aula”.

En estas cuatro décadas de existencia este sistema de estudios ha hecho valederas las palabras del primer secretario del Comité Central del Partido, General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien sentenció; “Sencillamente hemos dado en el blanco con la creación de estas Escuelas Provinciales de Preparación para la Defensa”.

Pilar en la defensa de la Patria
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here