Los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador; y de Cuba, Miguel Díaz-Canel, resaltaron hoy las historias de sus países en la ceremonia por el 211 aniversario de la independencia mexicana, en la Plaza de El Zócalo, del Distrito Federal.

Relacionado 👉 Arribó Díaz-Canel a México

López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Muller, caminaron la plaza hacia el podio presidencial en compañía de Díaz-Canel y su esposa Lis Cuesta, con lo cual enfatizó el carácter de invitado especial del dignatario cubano a la fiesta más importante de México.

Después de pasar revista a la tropa formada en escuadras en la plaza del zócalo, rendir homenaje a la bandera, la cual izó, y escucharse el himno nacional, el mandatario subió al podio para iniciar los discursos que comenzó el secretario de Defensa, Luis Crescencio Sandoval, jefe del desfile, seguido por Díaz-Canel, y concluido con el de López Obrador. Ambos centraron sus palabras en la historia.

Cuba enfrenta «los embates de una guerra multidimensional»

Díaz-Canel hizo un recorrido de los nexos de amistad y fraternidad existentes desde tiempos inmemoriales y enraizados con la presencia en México de personalidades como el poeta José María Heredia, las estancias de José Martí plasmadas en el intercambio de cartas con su amigo del alma Manuel Mercado, el ensayo de Nuestra América y el estreno de su obra Amor con amor se paga.

El mandatario cubano evocó a aquellos dignos compatriotas que lucharon por la Revolución mexicana desde épocas del propio Grito de Dolores, del cura Miguel Hidalgo en 1810; hasta la Revolución de Zapata y Francisco Villa un siglo después, y cómo muchos de ellos llegaron a ocupar altos cargos en los gobiernos revolucionarios.

Destacó que todos ellos regresaron a Cuba para incorporarse a la guerra de los 10 años de Carlos Manuel de Céspedes, y cómo aquella bella historia se engarza con la actual, pues México fue la tierra en la que se preparó la travesía del yate Granma para emprender la guerra necesaria, y fue también el lugar donde se conocieron Fidel Castro y Ernesto (Che) Guevara a través de Raúl Castro.

Habló de la solidaridad de Cuba con México en desastres naturales como sismos, y más recientemente en la batalla contra la pandemia de la Covid-19.

México fue el único país de América Latina que no rompió relaciones con la Cuba revolucionaria, por un mandato imperial, y a lo largo de los años “no se ha quebrado lo que la historia unió indisolublemente”, sostuvo hoy el presidente de Cuba.

“En el momento en que sufrimos los embates de una guerra multidimensional, con un bloqueo criminal recrudecido oportunistamente con más de 240 medidas en medio de la pandemia de Covid-19, que tan dramático costo tiene para todos los países de menor desarrollo, estamos enfrentando paralelamente, una agresiva campaña de odio, desinformación, manipulación y mentiras montada sobre las más diversas plataformas digitales, que desconoce todos los límites éticos bajos”.

Díaz-Canel reconoció al presidente López Obrador, por sus expresiones de apoyo permanente, el reclamo por el levantamiento del bloqueo, y por que se cumpla el voto anual de Naciones Unidas en hechos concretos, “algo que su país ha cumplido, agradecemos profundamente la ayuda recibida en insumos médicos y alimentos, para paliar los efectos combinados del acoso económico y la pandemia”.

El presidente cubano adujo, que ante la compleja situación epidemiológica que enfrenta el mundo, “la solidaridad y la cooperación entre nuestro pueblo quiere mayor trascendencia por esa razón nuestros profesionales y técnicos de la Salud no dudaron acompañar en cuanto fue necesario, al pueblo mexicano”.

A ese agradecimiento añadió el compromiso de defender “la unidad, en la diversidad de nuestra América, como expresara Fidel (Castro) en un acto amistad cubano-mexicana, celebrada el 2 de agosto de 1980: ´nada soportaremos contra México lo sentiremos como propio sabremos ser fieles a la amistad que han forjado siglos”.

El pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad

López Obrador, por su parte, hizo un recuento de la complejidad política de México desde Hidalgo hasta nuestros días, pasando por las tres transformaciones básicas del país, la independencia en 1810, la reforma a mediados de ese siglo, y la Revolución agraria de 1910.

Exaltó a los héroes y mártires de aquellas gestas fundadoras de la mexicanidad y el apasionamiento por la soberanía e independencia del pueblo, y luego elogió el espíritu glorioso y de resistencia del pueblo de Cuba en 62 años de hostilidad de Estados Unidos.

“El día de hoy recordamos esa gran gesta histórica, y la celebramos con la participación del presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel que representa a un pueblo que ha sabido como pocos en el mundo defender con dignidad su derecho a vivir libre e independiente, sin permitir la injerencia en sus asuntos internos de ninguna potencia extranjera.

“Ya he dicho y repito, podemos estar de acuerdo o no con la Revolución Cubana y con su gobierno. Pero 62 años, sin sometimiento es una indiscutible hazaña histórica. En consecuencia, creo que, por su lucha, en defensa de la soberanía de su país, el pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad y esa isla debe ser considerada como la nueva Numancia (ciudad ubicada en Castilla, que resistió al asedio de las fuerzas romana), por su ejemplo de resistencia, y pienso que por esa misma razón debiera ser declarada patrimonio de la humanidad.

“Llamo respetuosamente al gobierno de Estados Unidos a levantar el bloqueo contra Cuba, porque ningún Estado tiene derecho a someter a otro país. Es preciso recordar lo que decía George Washington, las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos, dicho con toda franqueza: se ve mal que el gobierno de Estados Unidos mantenga el bloqueo para impedir el bienestar del pueblo de Cuba”.

López Obrador adujo que, si el propósito del gobierno estadunidense es que el pueblo de la isla, obligado, por la necesidad, tenga que enfrentar a su propio gobierno, “si esta perversa estrategia lograse tener éxito, algo que no parece probable, por la dignidad a que nos hemos referido, repito, si tuviera éxito, se convertiría en un triunfo vil, pírrico, canallesco. Sería una mancha, de esas que no se borran ni con toda el agua de los océanos”.

Es mejor el entendimiento, dijo, «el respeto mutuo y la libertad sin condiciones ni prepotencia. Todavía vive, y desde esta plaza principal de México le enviamos un saludo al presidente (de Estados Unidos, 1977-1981) Jimmy Carter, que supo entenderse con el general Omar Torrijos para devolverle a Panamá el canal y su soberanía. Ojalá que el presidente Joe Biden, quién posee suficiente sensibilidad política”, tome esa decisión “con grandeza y ponga fin para siempre a la política de agravios hacia Cuba en busca de reconciliación».

En una amplia exposición, el presidente también se refirió al extremo de la oposición cubana en Estados Unidos: “En la búsqueda de la reconociliación, también debe ayudar la comunidad cubano estadounidense haciendo a un lado los intereses electorales o partidistas. Hay que dejar atrás resentimientos, entender las nuevas circunstancias y buscar la reconciliación. Es tiempo de la hermandad y no de la confrontación”. (Resumen de agencias)

Resaltan López Obrador y Díaz-Canel historias de México y Cuba
Source:
Source 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here